lunes, 18 de febrero de 2013

"Cuanto más mejor"

Una de las máximas de muchos de los que asistimos al gimnasio o practicamos un deporte es que cuanto más mejor. Y esto no es así, pues el cuerpo tiene un límite que no debemos sobrepasar. Si esto sucede nuestro cuerpo responderá de forma contraria a la que andamos buscando con nuestro entrenamiento.

Sufrir no es sinónimo de entrenar mejor.
En algunas ocasiones, un volumen alto de entrenamiento puede hacer daño en vez de ayudar al atleta a mejorar el nivel de acondicionamiento cardiovascular, muscular y su rendimiento deportivo. Un atleta que entrena en exceso y sin tomar periodos adecuados de descanso está en riesgo de desarrollar lesiones y otros problemas de salud.
Cuando se siente dolor...
Hay que parar con los primeros síntomas.  Ir siempre al límite  en los entrenamientos nos hace rendir menos en la competición. Hay que competir sólo con dorsal, no en los entrenamientos.
Se debe  diferenciar el  dolor del síntoma o la molestia. El dolor es siempre peligroso, pues es el paso inmediatamente anterior a la lesión. Las malas posturas pueden provocar lesiones, sólo hay que prestar un poco de atención para evitarlas, ya sea corriendo, en casa,durmiendo, en el trabajo o por la calle.

Pues eso, se trata de entrenar con cabeza y método para evitar pérdidas de efectividad.