viernes, 15 de febrero de 2013

Comer antes y después del entrenamiento

Si se realiza deporte por la mañana se recomienda desayunar muy bien, y si es a primera hora de la mañana se puede hacer una parte del desayuno antes del ejercicio y la otra después, para así conseguir la energía que necesita el cuerpo para el deporte y después restaurar las reservas gastadas en él. 
Antes de hacer ejercicio por la mañana, se recomienda consumir agua y una o dos piezas de fruta fresca; después se puede tomar unas tostadas de pan integral con margarina, leche desnatada y zumo de naranja natural.

Si se va a hacer deporte a medio día, la comida de ese momento debe ser después de hacer ejercicio, aunque antes se debe picar algo cada hora, y desayunar muy bien.
Cuando se hace deporte, dos horas después de practicar esta actividad los músculos pierden insulina, por lo que es recomendable consumir algo que contribuya a que no se pierda la insulina después del deporte. Por ello, se recomienda tomar alguna comida rica en carbohidratos, que ayudan a aumentar la insulina, con aminoácidos, que ayudan a la capacidad anabólica de la insulina.
Algunos alimentos que pueden ser adecuados para después del deporte pueden ser los batidos ricos en carbohidratos, que pueden ser batidos caseros preparados especialmente para el momento o comprados en alguna tienda especializada con una buena mezcla de aminoácidos. Por ejemplo, los batidos con leche acompañada de plátano y azúcar, barras de chocolate, arroz con leche o muchas otras posibilidades.
Después de este batido, o el alimento que se desee, se puede esperar algo más de dos horas antes de volver a comer algo.
Se deben hacer de 5 a 6 comidas al día, mayor frecuencia y menos cantidad, teniendo en cuenta los nutrientes y calorías que se necesita en función de diversos factores. Además, hay que tener en cuenta la hidratación y horas de sueño.